Pensamiento 228



«Titubeó ante los alarmantes sonidos de su corazón.
¿Seguir o retroceder?
La decisión era difícil.
No quería cometer un error.
Después de todo se jugaba su vida».


Comentarios

Entradas populares de este blog

Comentario: Nada menos que todo un hombre por Miguel de Unamuno