Pensamiento 135



«Mientras observaba la imagen desaliñada,
Recordó aquellas palabras:
̕̕ʻte esperaré para siempre′.
Sonrió con cinismo y quebró la fotografía.
El para siempre no existía.
Su vida era prueba de ello.»





Comentarios

  1. Es triste, pero es la realidad... Bueno, siempre queda la esperanza de que algo o alguien sí que permanezca a nuestro lado para siempre, supongo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Gracias por tu comentario. Y es verdad lo que escribes.

      ¡Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Comentario: Nada menos que todo un hombre por Miguel de Unamuno