jueves, 15 de mayo de 2014

Comentario: Boys next door, de Yuki Kaori.

Hola. Hoy, y según el plan de trabajo, llega un comentario de una manga que leí hace años, pero creo que nunca le hice una entrada aquí. El manga que les habló es súper interesante y si no lo han leído, se los recomiendo, ya que es una buena lectura. ¡Les gustará! O por lo menos será inolvidable.

Antes de comenzar el comentario, la ficha.



Nombre: Shounen zanzou, Boys next door, Los chicos de al lado.
Autor: Yuki Kaori.
Año: 1998.
Género: drama, yaoi.
Licenciado en español: no. Pero pueden leerlo en la red, está en español.
Sinopsis:


Adrian Clay es un joven profesor, pero por las noches se transforma en un cruel asesino de prostitutos. Una noche, Adrian conoce a un joven prostituto que lo ve cometiendo un asesinato, pero por miedo huye de la escena del crimen, dejando caer el collar que le había comprado a su mascota.
Al día siguiente, Lawrence —el prostituto—, llega hasta donde trabaja Adrian, para proponerle un interesante negocio.


Comentario.

Boys next door, es una trágica historia de amor. Una historia en la que ambos personajes querían estar juntos, pero por razones del destino no lo lograron.

La historia  comienza con una frase: «Esta es la única manera de amarte, matarte. Sí esto pudiera ser, sería la felicidad perfecta». Y de ahí nos introduce la parte donde Adrian sostienen el cadáver de Lawrence en sus brazos. La gente lo atosiga mientras la policía llega y se lo llevan. La gente lo repudia por sus actos, por la serie de asesinatos que ha llevado a cabo. Los padres lloran el cuerpo de su hijo de 14 años. La gente quiere justicia. Pero nadie sabe la verdad, porque la verdad es mucho más cruel y real que cualquier otra cosa.

Desde aquí algunos espoilers.

Todo comienza un día en el cual el joven Lawrence descubre la escena de un asesinato, una en la cual Adrian es el protagonista y la víctima. Lo observa y ante el miedo de ser descubierto Adrian huye del lugar, dejando caer el collar de su mascota. Lawrence lo toma en sus manos.

Adrian es un joven profesor y de esos de los buenos, pero tiene otra cara, la de un asesino cruel y despiadado, llamado: el asesino ciego.

Al día siguiente mientras Lawrence está tratando con un par de alumnos, se presenta hasta la escuela Lawrence, haciéndose pasar por el hermano menor de Adrian. Le pide que se reúnan en la dirección que le coloca en el bolsillo.


Adrian se arma de valor para ir al lugar, ya que no quiere ser descubierto y entregado a la policía. Dentro del lugar, una seudo discoteca lleno de prostitutas, Adrian es llevado hasta una habitación donde lo espera Lawrence. Lawrence, lo invita a pasar a una habitación adyacente y le pide que le ayude a ser libre, Adrian no le cree tirándole unos fajos de dinero, el joven prostituto le cuenta que nadie quiere ayudarlo porque temen a las represalias del jefe, ya que a las personas que se prostituyen las marca en la carne, además de ser un narcotraficante que ha comprado a medio mundo —incluyendo políticos y policía—. Adrian simplemente lo encuentra asqueroso y huye.

Al día siguiente Adrian camina por la calles y ve que una de sus alumnas es atacada por un hombre acusándola de robo, pero el profesor paga por el objeto. En ello aparece Lawrence y le dice que es su hermano pequeño.

Los tres se dirigen a la casa de Adrian, allí el joven le tira toda la plata que recibió en la noche y le pregunta si cree que a él le gusta lo que hace —sexo—, qué su corazón también está herido y muchas cosas más…  Adrian le dice que debe matarlo, en ello Lawrence le responde que sí lo mata debe comerse su cuerpo, cocinándolo de día y de noche, haciéndolo guiso, chupando sus huesos, para qué solo así pueda convertirse en la sangre y en la carne de Adrian. Luego de aquella confesión, ellos tienen sexo.

Adrian comienza a recordar su propia vida, la vida que hizo que se transformara en lo que es ahora. Adrian nunca entendió porque su madre no se preocupaba por él y lleva a un montón de hombres a casa, quedándose con el dinero de ellos. Nunca entendió y pensó que cuando fuera más grande, lo iba a entender. Un día la madre de Adrian lo lleva al parque de atracciones y lo abandona allí, pero Adrian regresa a casa, pensando que está se pondría feliz por verlo llegar; pero en ello, descubre que él nunca fue querido, fue un producto de una violación y el tipo que está con su madre, la apuñala por ser puta. Adrian lo ve todo y huye, pero al final regresa, agarra el cuchillo y la apuñala. La policía lo encuentra al lado dibujando…

Despierta llorando y Lawrence lo abraza y lo perdona.

El tiempo pasa y Adrian poco a poco se enamora de Lawrence y esté mismo de Adrian. Pero la felicidad es corta y un día unos matones llegan hasta la casa de Adrian y se llevan a Lawrence. Adrian enloquece, pensando que el chico se fue de su lado.

Lawrence es llevado lejos. En el lugar, su hermano lo reprende por escapar y le dice que nunca será libre, que le pertenece, en ello hace que sus matones lo golpeen y lo violen.

Dos semanas pasan y Adrian lo encuentra en casa y le pregunta preocupado de donde ha estado, Lawrence le dice que lo quiere, pero cambia drásticamente de papel y le dice que ya todo termino, que volverá con su hermano y que solo lo uso. Adrian se enoja y lo apuñala.

Lawrence muere.

El juicio llega y Adrian cuenta todo, pero la justicia lo sentencia a prisión, pero él quería la pena capital. Pasan los años y de la cárcel pasa al psiquiátrico, ya que deja de hablar. Y un día Lawrence se presenta para buscarlo. Ese día Adrian se suicida, saltando de la azotea del hospital. Nadie supo cómo fue que lo hizo.



«La única forma de amarte, es matarte».

Fin de espoilers.

Boys next door, es un manga estéticamente precioso, con viñetas que dan en el clavo y que te hacen que estés dentro de la historia. A mí en particular, cuando lo leí —en el 2007—, me encanto, lo encontré sumamente triste y en aquella época no había mucho yaoi o shonen-ai rondando en internet. Pero en especial, está historia llamo mi atención.

Boys next door, es una historia trágica, llena de sentimientos tristes, agobiados y tóxicos. Qué bien, si no estás bien anímicamente, es mejor no leer, ya que al final quedaras muy triste.

La historia es cruda, fuerte y triste. Una historia con un mensaje claro, preciso y conciso, uno que te hace pensar en muchas cosas que está pasando en la sociedad y que a veces se debe de presentar en una historia para que las personas sepan de que está pasando.

El punto central de la historia es el amor que siente el asesino (Adrian) y Lawrence (prostituto), que bien no comienza de la mejor forma, pero poco a poco ambos descubren que el otro puede lamer sus heridas, perdonarse y sentir que son almas gemelas y que se entienden. Aunque saben que nunca podrán estar juntos.

La parte que más me llamo la atención es cuando los padres hipócritamente reconocen el cadáver de su hijo de 14 años y se ponen a llorar y pedir justicia. Siendo que ellos, como padres solo les importaba el hermano mayor de Lawrence. Y nunca se enteraron que el hijo mayor abusaba del menor.

Yuki Kaori, es autora de obras como Kaine, Angel Satuary, cruel cuento de hadas, entre otras muchas obras que tiene. Sus historias, son tristes, profundas, aterradoras, casi reales; es quizás por ello que sus historias tienen tantos seguidores, aunque en el último tiempo no he visto nada de ella.








No hay comentarios:

Publicar un comentario