Pensamiento 116


«Tocada por el viento,
la despeinó.
La aferró a su cuerpo y lloró.
La desojó, sufriendo y riendo…»


Comentarios

Entradas populares de este blog

Comentario: Nada menos que todo un hombre por Miguel de Unamuno