Pensamiento 114



«En su rostro la sonrisa y las mejillas reían.
Sus manos llevaban, sus sentimientos:
geranios rojos y blancos;
una margarita coqueta
y una peonía rosa.
¿Qué dirá?»




Comentarios

Entradas populares de este blog

Comentario: Nada menos que todo un hombre por Miguel de Unamuno