Pensamiento 106



«Y ella coqueteaba con cualquiera.
Y yo, la miraba desde la distancia.
Ella me miraba y me creía el más varonil del mundo...
Pero me mentía, ella miraba a mi primo,
que siempre estaba detrás de mí.»


Comentarios

Entradas populares de este blog

Comentario: Nada menos que todo un hombre por Miguel de Unamuno