miércoles, 3 de octubre de 2012

Cuento: Dolor

Hola gente linda. Hoy les vengo a traer un cuento que subí a Tumblr, pero me he dado cuenta que casi no paso por allá (además que lo usaré para otras cosas a parte de subir cuentos). Por ello comenzaré a subir los cuentos a blogger simplemente. Espero que les guste la historia.. Sin  más a disfrutar.



Dolor
Por Ann Suou D.
«¿Por qué duele tanto?», pensó mientras apretaba su brazo izquierdo. La sangre resbalaba por el antebrazo pálido y tibio. Dolía y mucho.
Sonrió y luego se carcajeo con estruendo. Su voz fluyó extensamente por la habitación, de colores claros. El sol entraba apagado, a través de las cortinas que ondeaban con la suave brisa de primavera.
Aferró más su brazo e intentó detener el sangrado. Las lágrimas se dejaron caer libres y gruesas. Dolía, su brazo dolía como los mil demonios. No quería morir, no así. Quería seguir viviendo, conocer el mundo, conocer a personas nuevas, situaciones, quería volver a empezar. No quería morir…no así
«¿Por qué? ¿Por qué?», recitaba tapando la herida que se extendía sobre unos centímetros, antes de llegar al codo por la parte interior; largo y grueso era el tajo que se mostraba en la piel. La sangre salía a borbotones, las venas habían sido destrozadas en el intento de cortar, solo para quitar la rabia dentro suyo.
«No quiero morir…», lloró agarrando la polera a unos centímetros. La polera verde se tiño de sangre al ser pasada por el brazo y detener la sangre que corría, como un riachuelo pequeño.
«Mamá…Má…», las lágrimas cubrían su rostro deformado por el dolor, la rabia y el miedo.
—¡MAMÁ! —Gritó convulsionándose en el piso.
«Mamá… Mamá… Mamá… Mamá…má…», se extendió por completo en el piso y esperó a qué alguien, cualquiera: entrara y llegara a casa y lo viera ahí, tendido en el piso desangrándose.
Y lloró más. Lloró por todo lo que no pudo hacer, por todo lo que no conoció y por haber sido tan estúpido. Estúpido fue. Fue cegado por la tristeza y el dolor que llevaba dentro de su corazón. «¿Sí solo hubiese sido fuerte?», pensó con pena; fuerte, rudo, seguro de sí mismo y tantas cosas que le faltaban, quizás y solo así, no hubiese agarrado el cuchillo carnicero y enterrado en la carne, que no era culpable.
«Mamá… Mamá… Mamá… Mamá…má…»,lloró más fuerte, llamándola.
Sus ojos poco a poco se cerraron, las lágrimas descendieron por las mejillas rojas hasta el cuello blanco y cayeron al piso de la habitación.
Silencio.
«Mamá… má… má… Ma-má… », llamó antes de pasar por un oscuro túnel, frió y solitario.

Fin.






Licencia de Creative Commons
Dolor by Ann Suou D. is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en cuando-el-sol-brilla.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at cuando-el-sol-brilla.blogspot.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario