Cuento: Ella y la nube

Hola, linda gente. Espero que estén súper bien y libres de enfermedades~ Yo, aún no me recupero, pero espero que pronto lo haga; así lo espero.
Bueno, como verán he cambiado la plantilla del blog y espero que les guste. Quedé bastante conforme y la verdad, me gusto mucho; cambié todo los fondos de diversas páginas en las cuales estoy.
Como estreno de plantilla nueva, les traigo un cuento que es dedicado a Dana, una amiga de España (estuvo de cumpleaños el otro día). Disfrútenlo.



Título: Ella y la  nube.
Autor: Ann Suou D.
Año: 2012.
Clasificación: para todos.
Género: recuento de la vida.
Estado: terminado.
Descarga:Ella y la nube
Pueden leerlo: Fictopia - Scribd - o en la parte de abajo.

Sinopsis: Un día una nube baja desde los cielos para enseñarle a una niña que no todo en la vida se puede conseguir sí borramos o cambiamos el pasado.

Comentario autora: bueno, este cuento fue escrito exclusivamente para Dana, ya que estuvo de cumpleaños. a verdad aquel día estaba escribiendo otras cosas y no sabía que escribir. Me mentalicé y comencé con esté. 
 Ella y la nube cuenta una linda historia de cómo a veces por muy mal que nos vaya en la vida, uno debe aprender de los errores y seguir hacia adelante, porque por más que retrocedamos, quizás nunca nos enseñe algo nuevo.

La portada fue hecha por mí y me gusto bastante, quedé satisfecha.

Les recomiendo que lo descarguen más que lo lean de aquí, ya que en el interior hay ilustraciones (bueno no son la gran cosa, pero está editado y bien arreglado).



 
Dedicado a Dana.
¡Feliz cumpleaños!
Que cumplas muchos más.
Que logres tus sueños,
 metas y anhelos.


Ella y la nube

Por Ann Suou D.


«Quisiera convertirme en nube para ser libre», pensó Cristal mientras observaba el atardecer en colores marrones y lilas.
A veces su vida era difícil y aquel día no fue mejor. Había cometido varios errores en las clases y sus pruebas habían sido malas. Había estudiado tanto y eso le preocupaba mucho. No quería suspender alguna materia.
Bajó la mirada y la volvió a levantar, y gritó:
—¡Quiero ser una nube! —Se paró y apretó sus puños con fuerza.
Quería tanto devolver el tiempo atrás y haber estado menos nerviosa, o haber estudiado más para los exámenes, pero se distrajo con otras cosas menos importantes, pero le aburría estudiar mucho. Además las materias por muy interesantes que fueran, sí el profesor no sabía dictarla, la motivación no crecía.
Una estrella fugaz cruzó el amplio cielo y un extraño niño apareció frente a la joven. Era pequeño, de ojos grandes y dorados, rizos celestes y una blanca piel, y lo que más le llamó la atención, fueron sus vestimentas de pálido color gris, como una nube de invierno.
—¿Quieres ser nube?
—Sí —respondió con cautela.
—Entonces te convertiré en nube y verás que mi vida no es más o menos entretenida que la tuya.
—¿Eres una nube?
—Sí y una muy aburrida. Estoy harto de ir a todos lados y conocer a gente que no quiere su propia vida. Ellos pueden elegir que hacer, a dónde ir; pero yo…yo no puedo.
 «Soy movido por las masas de aire y mi ciclo de vida es el mismo: absorbo el agua de los ríos, glaciares, mares y los convierto luego en lluvia o nieve, ¿crees que eso es entretenido?
—No, pero puedes viajar.
—Claro que sí, pero cuando haces siempre lo mismo ya no te atrae mucho la idea de viajar.
—Pero…
—Nada de peros. Piénsalo detenidamente y te convertiré en nube y yo tomaré tu vida. Pero nunca volverás a ser humano. Es una decisión de todo o nada.
La niña pensó en la idea de la nube y le dio miedo. No quería ser siempre una nube, quería sacar sus estudios y ver la clase de futuro que tendría.
—Ves no quieres mi vida.
—No es que no la quiera. Solo que no estoy preparada para ello. Pero gracias, ¿puedo llamarte?
—Claro, pero solo días así, estoy en la ciudad.
—Entonces uno de estos días nos volveremos a ver.
—Sí.
Lentamente el sol se ocultó tras los altos edificios del oeste y la nube desapareció por completo delante de Cristal. La niña se giró sobre sus talones y comenzó a caminar hacia la parada del autobús.
«Mañana será mejor», pensó con una sonrisa en su rostro y se perdió entre la suave luz de las farolas de la calle.

Fin.



Licencia Creative Commons
Ella y la nube por Ann Suou se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comentario: Nada menos que todo un hombre por Miguel de Unamuno