Mini-novela: Olvidé haberte pérdido; capítulo III



Hola. Hoy les traigo el tercer capítulo de "Olvidé haberte pérdido". También les coloco una nueva imagen que hice en un rato, digamos no es un revólver tan perfecto y detallado, pero ¡uf! se puede hacer muchas cosas con el... 







Capítulo III


«Jala del gatillo,
no esperes a que habrán la puerta…
¿Qué esperas?
Vamos…no queda tiempo.
—Al pasar por tú lado, veo que no perteneces aquí,
éste es mi mundo—
(No pares)(Jálalo rápidamente).
—El dolor me carcome, me desgarra mi interior—
Corriste lo más rápido que pudiste…
Llegaste a tú casa…
(¡Éstas sólo!)
Sacaste el revolver…
Lo miraste como la salida,
un clip sonó.
(Lo miraste como la salida).
Jala de una vez el gatillo
Deja que se libere de aquella prisión,
Deja que respire…
Todo paso…
(—¿Miraste en mis memorias?
¿Crees qué era feliz?
¿Mirabas con detención?
¿Observabas?
¿Encontraste algo? —)
Las plumas cayeron con detenimiento,
se corto el hilo de mi destino.
Me arranqué las alas con dolor…
—No deje nada —.
Jala del gatillo…
Lágrimas. Bocinas. Un grito inhumano.
(—El silencio se apodero de mi mente…
Mi interior me exige este sacrificio—).
Jala del gatillo,
no dejes que abra la puerta…
Vamos, no queda tiempo…
(— lo…siento…).
Ya no puedes volver;
tú dolor se marchará, como la dulce brisa que fuiste,
meciéndote, como la flor de primavera…
Junto al frió de un día de verano…»



Comentarios

Entradas populares de este blog

Comentario: Nada menos que todo un hombre por Miguel de Unamuno