Mini-novela: Olvidé haberte pérdido; capítulo V

Quinto capítulo. 




Capítulo V


Abrió los ojos viendo un blanco deslumbrante, escuchó un sonido cruel, un sonido que lo aterraba, qué lo mantenía cautivo de su mente. La voz rondo y resonó otra vez en su cabeza:

«Me arranque mis alas con dolor...
Vamos… sólo apúrate…
No queda tiempo…»

Se apretó la cabeza. De sus brazos colgaban largos cables, que se marchaban a lugares extraños para él. Se desató al bajar de la cama, sus pies tocaron el helado piso, de un golpe abrió la puerta y corrió… «¿Por qué corría?». Una enfermera lo divisó y le llamó la atención, no se dio cuenta, sólo siguió corriendo; doblo por el pasillo.
Salió del edificio.
Caminó lentamente. Su respiración comenzaba a estabilizarse, las luces de la ciudad lo confundían, nublaban su visión, todo estaba borroso, millones de ojos se posaban en él. «¿Qué miraban? ¿Su ropa? ¿De dónde había salido?»

 «(Te encontraran…)
—Déjame en paz—
Ya no queda escapatoria.
Deja que te extingas,
Este es el último respiro.»

Una mano se poso en su hombro, «¿Un carabinero?». Sí, era uno, no sé veía con nitidez y su voz se escuchaba terrible:
—¿Qué hace usted con esa ropa?
—Yo…y-o…yo —cerró los ojos con dolor —…ehhhh… —exhaló.
—¿Se siente bien?
—Ehhhh…sí, me siento bien —respiraba con dificultad —yo —fue lo último que dijo, no volvió a ver nada… La voz regreso a su mente, ahora de fondo con una melodía que lo enviciaba, que lo embriagaba de lo qué se llama «vacio».

«El tiempo se detendrá,
Acabará con tu fuego.
Arranca mis alas,
Deja que flote a la deriva…»





Atrás      Regresar    Siguiente

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comentario: Nada menos que todo un hombre por Miguel de Unamuno