Mini-novela: Olvidé haberte pérdido; capítulo X

Capítulo 10... A uno de su fin.



Capítulo X

Un día en esos, en los cuales se sintió mal por algo que iba a suceder y no logro explicarse, su preciosa vida cambio en silencio mientras que la de los demás siguió su camino normal.
Sintió miedo cuando sus padres se marcharon a un matrimonio de uno de sus amigos, su cuerpo tembló al sentir una sensación nunca antes conocida, porque simplemente nunca le enseñaron que existía o mejor dicho, él nunca se dio cuenta que siempre estaba ahí y ese día la conoció de una forma aterradora.
Fue rodeado por unos fuertes brazos y tirado sin compasión al frió suelo  de su pieza… golpeándose su cabeza, intento ponerse de pie, pero no logro, ya que ese hombre anciano estaba sobre su frágil cuerpo; cerró los ojos para verificar de que se trataba solo de una pesadilla, una ilusión. Al abrirlos se dio cuenta que ese presentimiento era lo que se llama, maldad, Sí…Maldad. Nunca antes se había presentado ante él y en estos minutos estaba frente a él, vestido de su querido abuelo; quién le había enseñado tanto, quién jugaba con él, quién lo consentía. Su recuerdo se transformo en un ser patético, sin  moral alguna.
— ¡Detente! —gritó.
No hubo respuesta, sólo siguió manoseándolo, acariciando su joven cuerpo, lamió su mejilla, esa suave piel le era apetecible, se detuvo para observarlo como temblaba y poso su mirada en la del niño. Se reflejaba el asco y el miedo, en unos ojos llenos de lágrimas que se deslizaban por sus ya pálidas mejillas. Intentaba defenderse, pero al soltarse del agarre, los ancianos brazos lo sostuvieron rudamente, dañándolo… luego de eso no recordó nada más, sólo se sintió sucio, ganas simplemente de llorar…



Comentarios

Entradas populares de este blog

Comentario: Nada menos que todo un hombre por Miguel de Unamuno